Lanzar una nueva propuesta de negocio no puede hacerse sólo por tener una intuición. Es necesario pensarla, organizarla, armar un plan de marketing, de recursos humanos, plan económico-financiero e idear la estrategia de lanzamiento.